lunes, 31 de julio de 2017

Desafio Somiedo TDS

Todo comenzó con un sorteo para entrar como las grandes pruebas del Trail . La mala suerte hizo que no me tocase el dorsal y la buena es que era el 13 de la reserva ( mas de 900 se quedaban fuera) con lo cual casi estaba hecho.

El desafio somiedo es de las grandes, en mi tierra, siempre con esa gana de correrla. Lo malo??? la fecha ultimo finde de Julio hacia que sabia que si o si , no iba a entrenarla, asi que por primera vez correria 45 km sin prepararla especificamente.


Despues de 10 dias en Alicante con la familia, salimos hacia la carrera. Me instalo en Villablino ( a 40 minutos en coche), Pola de Somiedo y alrededores cuelgan el no hay billetes hace mucho y yo cuento con la estimada ayuda de mi mejor amiga y madrina de mi hijo pequeño ( y sus padres) , asi que nos instalamos en su casa.

El viernes voy junto a Txema a por el dorsal, viendo el paraje alucinante de la llegada, un ambientazo habia y una bolsa del corredor enorme que era digna de unas compras por el Corte ingles jejeje ( la foto se la "robo " al gran Enrique Gutierrez "GUTI" )




 Era la primera vez que me iba de Maraton con la familia y de paso aproveche para que Txema viese un punto clave de la carrera y que la familia disfrutase. Preferi verlo porque no iria con Txema por mucho tiempo en carrera , sabiendo lo mal que bajo quise solucionar el corte de control en Saliencia en la subida. Asi que cogimos el coche y nos fuimos al Alto de la Farrapona ( final de la vuelta España de ciclismo) y allí ver el lago mas cercano y la subida a los Bigaros.


 Todo listo para casa a preparar a casa la ropa y mañana sera otro dia



Pues empezamos en Valle del Lago , ya que la maraton no es circular, la ultra sale y llega a  Pola de Somiedo. Estamos alli hora y media antes, hablando con Txema y repasando mentalmente el plan que tenia previsto ( ir muy tranquilo hasta la Farrapona , en los Bigaros darle caña y sobre todo guardar mucho para el tramo entre Saliencia y Arbeyales que un amigo me habia dicho que el calor lo podria hacer durisimo). Y entre pitos y flautas se da la salida, me posiciono de los ultimos para no salir rapido ( foto gentileza de Pedro Pablo Heres , uno de los grandes camaras asturianos, junto a Lastra, MvFoto , capitanpola,.... finde tras finde andan con su camara por las carreras asturianas)


Empieza la subida direccion Lago del Valle , el primero de los lagos que nos encontraremos y que pasamos al lado de él, hasta alli llego muy bien , es un terreno muy facil que conozco de la Batallona, pero esta vez en direccion ascendente. Una vez pasas Lago del Valle , te encuentras lo unico tecnico antes de Bigaros, no me mato e intento no adelantar a nadie, hacemos grupo 7  personas y voy tranquilo que era el plan a seguir, una vez sales de ahi y coronas , el terreno nos lleva a una especie de llanura que nos lleva al lago Cerveiriz y trotamos hasta iniciar la bajada al Lago de la Cueva , ultimo LAgo antes de acabar de subir la Farrapona y llegar al avituallamiento. Mision conseguida , llego sin cambiar el aire y muy relajado, en este ultimo tramo me pasa gente que se que en Bigaros voy a pasar.

Como tranquilamente ( chorizo, serrano, chuches, chocolate, sandia,..... vaya avituallamientos) y me dispongo a subir al punto mas alto sobre los 2000 metros y efectivamente comienzo a coger a mucha gente que me pasaba corriendo en el falso llano antes del avituallamiento. Este terreno es precioso el mejor de la carrera a mi gusto sobre todo la zona del cresteo, que a mi sorpresa , para lo poco tecnico que me considero , seguia adelantando a gente que estaba tocada y que el calor y el inicio rapido de carrera le pasaba factura. Comienza la bajada y se pasa de un inicio tecnico y muy pronunciado a posteriormente seguir con una bajada mas facil en la que me animo a correr mas, pues me estaba encontrando bien. Asi llegamos a Saliencia y justo me pasa Heras el ganador del ultra como un avion, sacando 40 minutos al tiempo de corte, y con muy buenas sensaciones.

De ahi seguimos bajada pistera que nos lleva al punto critico del dia y que me lo habia marcado en rojo, esa subida hacia Arbeyales con bajada tecnica despues. Empieza la subida a las 14:00 y aquello es un maldito horno, solo faltaba que me tirasen aceite, sal y pimienta, igual sigo subiendo y todavia estoy alto de moral , porque aunque cansado sigo pasando a gente que va bastante mal, solo me pasaba gente del ultra el 2º y 3º. Agua , agua y mas agua y ahi empezaba mi agonia, notaba que me estaba encharcando pero el cuerpo me pedia mas y mas. Llegamos a un descansillo dentro de la subida y nos juntamos un grupo de 5 para finalizar la subida , tambien nos pasan ilustres como Dominguez o  Rodrigues que finalmente seria tercero. Seguimos subiendo y encontramos una fuente agua helada que nos salva la vida, remojon , rellenar bidones y nos encontramos a un Pablo Villa que nos preguntaba cuanto faltaba de subida, TODOS queriamos salir de ese horno. En esos tramos nos encontramos con antiguas aldeas vaqueras y es precioso. LLegamos al alto y empieza la bajada , me abandona mi grupo y me preparo a sufrir, ya me habian avisado de lo tecnico de esta bajada sobre todo antes del avituallamiento. Igualmente es preciosa y pasas por unos lugares alucinantes.
En el avituallamiento bien , parece que se me habia pasado el encharcamiento y decido ponerme a correr en busca de la ultima subida, todo el mundo decia: " es 0 tecnica". Si es cierto pero como se agarra la muy........ se me hizo eterno subir a Valle del Lago de nuevo, madre mia nunca desee ver tanto una bajada ( bajada que conocia y era muy facil y sabia que podria correr bastante). Con la subidita, primero hormigon y luego pista pura y dura pero no bajaba del 15-20 %, ni medio descansillo en 2 km. Ahi me encontre mal, mareos y nauseas, producidas por el calor y el encharcamiento que me dejaron tocado. Hice grupo con un madrileño y una chica de la Palma, para no subir solos e ir hablando . Fui con ellos hasta el avituallamiento alli quedaban 6 km meta y sabia que se podria correr bastante , les dije que tirasen que iria mas andando que corriendo , ya que me sobraba unos 50 minutos de corte.

Y asi fue , tranquilamente llegue a Somiedo donde estaba toda la familia en 8 horas y 49 minutos, 41 minutos de sobra con el corte, y solo 19 minutos mas de lo que estimaba que podria hacer. Asi que quede muy contento.



Ya deseando que llegue la siguiente que sera mi 10 carrera de montaña por encima de los 40 km y sera una de mis favoritas ... la Xtremelagos!!!

Posdata: carrera Somiedo que recomiendo al 200 % , desde que llegue no deje de ver trabajar al organizador y los voluntarios alucinante como se comportaban.

Al dia siguiente la tradicion despues de cada carrera de mas de 40 km





martes, 2 de mayo de 2017

Ultra Geira Romana

Todo empezo a lo tonto en la maraton de Barcelona hace ya unos 3 años y me tocaba este fin de semana afrontar mi 10º carrera por encima de los 40 kilometros ( en el monte es mucho mas dificil medir con exactitud los 42,195 metros. 2 Courel (40 y 44 km) , 2 Xtremelagos ( 44 km), 1 Groba ( 55km) , Quiroga (48km), Transvulcania ( 75 km) y los maratones de Barcelona y Oporto.

La 10º seria Ultra Geira Romana 50 kilometros que al final me salieron 49 km , pero ya sabeis que lo de los gps y la exactitud no van de la mano. Y porque esta??? Casualidad pura y dura , ya que es un entreno largo para llegar al Ultra Aldeas do Courel a final de este mes ( esperemos que sea mi proxima cronica)



Al principio la 10º iba a ser Oia y por lesion no pude, despues iba a ser Camovi pero por un torneo de mi hijo no pude, asi que seria aqui, Una carrera simpatica ya que recorre la via romana que unia astorga con braga, es mas el mismo Julio cesar jajajajajja da la salida a gritos de " Ave Cesar"

Por el perfil ya veis que hay 3 partes muy diferenciadas:

1º) una salida para arriba hasta llegar al punto mas alto del recorrido y posterior descenso hasta la presa del Geres, parte muy bonita y dura ya que bajas todas las escaleras de la presa y luego las vuelves a subir, desde ahi terreno rompepiernas alrededor de la presa hasta llegar de nuevo a la salida, despues de recorrer 14 km

En esta parte iba muy comodo muy de trail y no muy tecnico ( es mas es una carrera con poco nivel tecnico en su mayor parte.

2º) Los siguientes 26 km es un terreno casi llano sube y baja pero que te permite correr todo el rato para lo que el corredor de monte no esta acostumbrado, no andar en 26 km es un infierno parecido a un maraton de asfalto , pero con una sorpresa al final, Ahi ya me di cuentas de 2 cosas: que el ritmo que estaba llevando iba a acabar conmigo y que se me habia olvidado echarme la crema para las rozaduras ( y para esto no habia marcha atras ajajjajajja).

3º) Los ultimos 9 km son trail trail, subidas duras , bajadas mas tecnicas pero con el inconveniente de los ultimos 26 km a ritmo. Ahi mi inactividad despues de la lesion se hizo notar y me costo bastante. Y para final el ultimo km por un rio antes de llegar a meta, que tal como iba lo unico que intente fue no lesionarme y poner un poco las piernas a remojo para destensar muscularmente




Llegada finalmente con 7 horas y 26 minutos , bastante bien teniendo en cuenta a mi mujer que contaba hacerlo en 8 horas, pero fastidiado porque iba a ritmo de 7 horas hasta que preferi entrenar mas esta semana y llegar 26 minutos mas tarde.





El lunes aprovechando el festivo por la mañana Spa y por la tarde cumpliendo la tradicion de cada carrera terminada por encima de los 40km : mi paso por el Burguer jejejjee

HASTA LA PROXIMA QUE ESPEREMOS QUE SEA EL UTAC, mi primer intento en los 80 km




viernes, 28 de abril de 2017

VI CORUÑA 42 "A Cidade foi nosa" (2017)


Cuando empecé a correr maratones a finales de 2008 decidí no repetir el mismo maratón. Esa máxima la rompí en 2015 repitiendo Coruña 42. Desde aquella, por “haches o por bes”, con esta edición van 4 participaciones.
La primera opción para la primavera del 2017 era Londres pero, como es costumbre, no hubo suerte en el ballot. La segunda opción pasó a ser Rotterdam en el primer domingo de Semana Santa y así, tras correr el maratón, quedaban unos días de turismo pero por cuestiones familiares hubo que cambiar de planes.
En el 2015 tuve la inmensa fortuna de que el míster Carlos Adán Arias me llevara en volandas para cumplir mi sueño de ser sub3 en Coruña. Resulta que Carlos iba a llevar  a uno de mis compañeros en la edición de este año y así esa experiencia, que pensaba que sería única, volvía a presentarse en este 2017. Una opción muy tentadora, bueno irrechazable.

Coruña 42 tiene el hándicap de ser un maratón de escasa participación pero tiene la ventaja de estar cerca de casa y de que los algunos corredores que corren el 10000 luego se quedan a animarte.
El objetivo era ambicioso: 2h 55’ y en el empeño estábamos tres nécoras: Fran Lago, Maikel Patino y servidor. Conocía el circuito de la edición del año pasado y me gustara (bueno menos la zona de Oza) aunque sabía que podía ser una opinión subjetiva ya que el año pasado iba de disfrute.

Antes de la salida foto de familia con el mister.
CARMA foto




Empezando la fiesta


Al igual que en 2015 lo tenía claro seguir al maestro, que de esto sabe un rato. La táctica, en principio, rodar sobre 4’08’’/4’09’’. La salida se demoró en 5’. Con 7º C nos ponemos en marcha. Dos primeros Km en 4’11’’ y 4’12’’ pero el Km 3 (que la mayoría toca subir hasta la rotonda de la Casa de los Peces) lo hacemos en 4’05’’.






Sobre Km 4


Los dos siguientes, aprovechando el perfil favorable, seguimos con alegría: 4’03’’ y 4’00’’. Me pregunto para mi interior si no nos estaremos pasando. El 6 sale a 4’10’’ pero con repechito y en el Km 7 seguimos con la fiesta: 3’57’’. Yo sigo obediente siguiendo al mister y a un Fran Lago al que veo muy bien y me digo “ esta vez Fran hace sub 3 pero a lo grande”.



Sobre Km 17
Voy aguantando pero no las tengo todas conmigo. Km 8, 9 y 10 en 4’02’’ – 4’04’’ y 4’07’’. Total, que pasamos el 10000 en 40’51’’ (¡Media 4’05’’/Km!). Pasando la zona de Oza tengo dificultades para aguantar a mis compañeros. En el Km 11 tomo el primer gel. Por supuesto en todos los avituallamientos bebo y me mojo la gorra. Aún no hace una calor excesiva pero empieza a notarse que aumentan los grados. Pasamos la 1ª vuelta en 57’20’’. Solo pensarlo da vértigo. Si mantenemos el ritmo acabamos en ¡2h 52’00’’! Pero esto es maratón y falta un mundo. Ya me empieza a rondar la idea de si no me estarán quemando estos “animales”. Pero yo con el míster sin rechistar jajaja.
Mantengo el tipo malamente en la subida hacia la Casa de los Peces (4’10’’ – 4’14’’ y 4’11’’) y consigo recuperar un poco en la bajada, aunque estos no dan tregua (4’05’’ y 4’04’’).

Sobre Km 27
Nuevo repecho saliendo el Km en 4’11’’ y a tumba abierta en su bajada (4’03’’). Pasamos la media maratón en 1h 26’’41’’. Mi madriña ¿adónde vamos? Queda un mundo pero da vértigo pensar que si mantuviéramos la media acabaríamos en 2h 53’22’’… pero aún no comenzó el maratón.
… Y no aflojan: Km 22 en 4’06’’ y el siguiente en 4’08’’. Tomo un segundo gel. Nos acercamos a Oza y ya voy en reserva. Ya no aguanto el ritmo de Fran. Como Maikel va bien, el mister les dice que se ayuden y que se queda conmigo. En los primeros Km me intenta motivar diciéndome que si no supero el 4’15’’/Km hacemos marca y a duras penas lo logramos.



Sobre Km 32
Pasamos la segunda vuelta en 1 h 55’40’’ (1’ más que la primera vuelta). Aún vamos para un tiempazo pero mis sensaciones no son buenas y quedan ¡14 km!
Subiendo hacia la Casa de los Peces el mister tiene que cambiar la estrategia para animarme. Vamos que si no superamos el 4’30’’/Km llegamos en 2h 58’. Sale el Km 30 en 4’27’’. Le digo que vaya a echar una mano a los compañeros, que yo aguantaré como pueda y me suelta “Eso ni lo comentes”. Así que toca darlo todo.




Sobre Km 40

. Los siguientes 3 Km favorables permiten recomponer un poco el panorama (4’20’’ – 4’19’’ y 4’16’’). La subida hacia Riazor me devuelve a la realidad: 4’24’’. Voy reventado pero consigo no desfallecer. Viene el tramo más complicado, de nuevo Oza. Al principio de Oza cogemos a Fran Lago que va muy tocado. En ese momento el mister me dice que siga con el ritmo, que el se queda con Fran. En mi mente las palabras de ánimo que me dio en el Km 30: “Si no superas el 4’30’’/Km haces 2h 58’. Ya hace calor pero me digo son 5 miserables Km. Agradezco los ánimos del amigo Paulo Xoan Muinelo Pedreira quien sabiendo de la dificultad de este tramo de Oza, desamparado, sin un alma, cogió y se fue con su bici a ponerse a pleno sol a animar‼‼ ¡Muy grande amigo!

Últimos metros. Entrada en la Plaza de María Pita



Mi segunda mejor marca y con la sensación, más que nunca, de haber ganado al maratón. En el maratón todos los finisher somos vencedores pero hoy os aseguro que me pudo haber caído una minutada. Gracias a la confianza del mister no me hundí. Muchas gracias.










Espíritu CARMA



Traspasada la meta está esperando para darme un abrazo Maikel Patino. Esta vez bajó de 3 horas y a lo grande: 2h 54’50’’. Nos quedamos expectantes deseando que aparezca con el mister Fran Lago antes del fatídico 3:00:00. Desgraciadamente no va a poder ser. El maratón sigue en deuda con él.



En los agradecimientos especial mención al mister, a ni familia, a mis compañeros de entrenos y a los fotógrafos que nos dejan ese grato recuerdo que son sus imágenes.

En el maratón puesto 52 de 711 finishers. En mi categoría 10º de 129.

En el Campeonato Gallego de maratón puesto 29º de 165 y en mi categoría 4º de 29.

Próxima estación, si el cuerpo lo permite, 8 de octubre en Burgos.

¡Persiguiendo sueños!




miércoles, 22 de marzo de 2017

CRÓNICA MARATÓN DE BARCELONA 2017

13. BUEN NÚMERO
PRIMERA PARTE
Un año más, una vez más, preparado para enfrentarme a los 42,195. Otra vez en Barcelona, y como siempre, con convencimiento de que va a salir bien pero con mis dudas.
Si lo acabo con éxito, será mi maratón número 13. ¡Vaya, menos mal que no soy supersticioso! Además, he entrenado con normalidad, y nada indica que pueda fallar (aunque nunca se sabe).

13, ¡menuda chorrada! Nada puede fallar sólo por esa coincidencia numérica. Y vale, no soy supersticioso, pero… por si acaso hago todo como estoy acostumbrado a hacerlo. No son supersticiones, insisto, son rituales.

Preparo todo el material que voy a llevar siguiendo la lista que ya tengo preparada. Soy algo “nervioso” para estas cosas, y si me olvido algo me da un patatús.
Igual que el año pasado, volamos el sábado por la mañana desde Santiago. Y digo volamos porque, como no podía ser menos, voy acompañado de mi principal apoyo en todo lo que hago, mi asistente, mi animadora, mi fan incondicional, mi coach, Gloria.

Salimos con tiempo, como siempre. Nunca pasa nada, pero prefiero tener un colchón de tiempo por si surge cualquier eventualidad. Me noto algo nervioso. Voy pensando ya en la carrera, y en ese 13… ¡qué chorrada!

Conduzco yo (igual que el año pasado, pienso). Al llegar por la autopista a Santiago comprobamos que sigue en obras. Hay que bajar la velocidad, pero no pasa nada, tengo tiempo suficiente.
Y ¿dónde tengo la cabeza?, pues más en la carrera de mañana que en la autopista de hoy, así que llegando a la salida hacia el aeropuerto voy en mi mundo y….me la paso.

Enseguida me doy cuenta de que he metido la pata. Intento mantener la calma. No pasa nada, en la próxima salida doy la vuelta.

En la próxima salida, en la próxima salida. Pasan los kilómetros y la “próxima salida” no aparece.

Me voy poniendo cada vez más nervioso. El colchón de tiempo que llevaba empieza a menguar. Cuando llegue a la “próxima salida” aún tendré que deshacer lo recorrido de más. Voy echando cuentas del tiempo que me falta, del tiempo que me queda.

Me desespero, grito, me cabreo, no nos da tiempo. Me veo ya volviendo a casa. Adiós al vuelo, adiós al dinero que me he gastado, hola al ridículo de contar a todo el mundo lo que me ha pasado, adiós a los meses de preparación…maratón 13, estaba claro (ay, no, que no soy supersticioso).
25 kilómetros después aparece la “próxima salida”. Pago autopista y hago una maniobra que ni un contrabandista. Cojo otra vez la autopista y…al aeropuerto.

Pero bueno, hasta que no sea una realidad que hemos perdido el vuelo no hay que tirar la toalla. El vuelo aún no ha salido. Otra cosa es que nos dejen embarcar, pero ya veremos.

Llegando al aeropuerto Gloria me pregunta: “¿Y ahora el aparcamiento?¿Sabes dónde es?”.
“Sí, claro, no te preocupes” contesto. Espero no equivocarme.

Es fácil, pienso, seguir las indicaciones, una P grande, blanca sobre cuadrado azul no tiene pérdida…
Y así lo hago, P grande, blanca sobre cuadrado azul. Fácil, no tenía pérdida…la única pega es que no es mi parking, es el de los coches de alquiler, pero me doy cuenta cuando ya estoy dentro. Nueva desesperación, ahora sí que no llegamos, ¿por dónde coño se sale de aquí?

Encuentro la salida, pero no tengo ticket de entrada, con lo que no hay cómo levantar la barrera, y reventarla no me parece opción. Veo un interfono, llamo, un operario muy amable me indica que suba por una rampa que veo a mi izquierda, que aparque (en el piso -4 o -3) y que vaya a la oficina a por el ticket.
Subo, ¿-4? No, mejor al -3, que está más cerca de la salida.

Aparco, salgo corriendo (ahora a pie), no encuentro la dichosa oficina por ningún sitio. Otro interfono al que llamo, y el mismo operario amable de antes me indica que voy bien, pero que la oficina está en el -4.
Más carreras. Y yo que pensaba que ya había hecho todo el entrenamiento de calidad, y me encuentro en el aeropuerto de Santiago haciendo unas series a unos ritmos impresionantes.

Una vez conseguido el ticket de aparcamiento (“no lo pierda, señor, que si no tendrá que pagar toda la estancia” me advierte el operario amable. “Hijo mío”, pienso yo, “visto lo visto espero acordarme de dónde he dejado el coche”) corriendo al control de embarque.

Hay poca gente, y además nos dejan pasar delante. Los vigilantes no se ponen muy estrictos (yo ya estaba imaginándome cómo tiraban mis geles para la carrera a la basura) y pasamos rápido. En teoría ya han cerrado las puertas del avión, pero aún quedan 7 minutos para que despegue.
- ¿A dónde van?
- A Barcelona, a las 9:15
- Bueeeeno, no se preocupen, aún están embarcando. Puerta 15
- Vamos, que llega a ser la 13…., pienso. Y ahí vamos. Efectivamente, todavía hay gente subiendo al avión. Nos ponemos en la cola. Rompo a sudar, a llorar. Lo hemos conseguido.
- Menos mal que estos de Ryanair siempre se retrasan, que si no… y según pienso esto, veo que estamos en la cola de VUELING.

Noooooooooo. Otra carrera para ver dónde está nuestro vuelo. Quedan menos de 5 minutos. El mismo que nos indicó antes nos pide perdón y nos dice que vayamos a la puerta 3, que aún no han cerrado (aunque ya está todo el mundo dentro). La del control de embarque me echa la bronca sutilmente. Paso, estoy yo para pelearme con nadie. Según subimos al avión el sobrecargo me hace una broma, diciendo que llevan media hora esperando. Le sonrío (enseñando los colmillos). Entro en el avión saludando, eso sí, por si acaso alguien se pregunta a quién estaban esperando. Muy digno yo. Me siento, abrocho el cinturón y el avión cierra las puertas. No me lo puedo creer. Ahora sí, ya voy camino de Barcelona, de mi maratón número….13.

SEGUNDA PARTE
Después de un vuelo muy tranquilo llegamos a Barcelona y fuimos directos a la feria del corredor. Igual que el año pasado, todo está muy bien organizado. Recojo mi dorsal, mi camiseta, una mochila, me hago un par de fotos y al hotel.

Todo con tranquilidad. Ya he pasado muchos nervios hoy, ahora sólo toca descansar y relajarme.
Quedamos para comer con nuestros amigos Simón y Júlia, vamos a un italiano (anécdota del restaurante, eran casi las 4 de la tarde y aún no nos habían servido la comida. Al camarero que nos tomó nota se le había olvidado pasar la comanda a cocina) y después a descansar al hotel, con parada en Mercadona para comprarme mis cosas de desayuno (como siempre, todo igual, mejor no variar nada).

Preparo el material para la carrera. Hasta coloco el dorsal en la camiseta. Estreno los CARMA imanes, pero….aunque no soy supersticioso decido ponerlo con imperdibles. Paso de cambiar nada, todo como siempre.
Cena, ducha relajante y a dormir.
Y aunque no soy supersticioso, despertador a las 6:01. Como siempre.

LA CARRERA
Al ritmo de la canción “Barcelona” de Freddie Mercury y Montserrat Caballé, comencé mi carrera. Los primeros 10 kilómetros los hice a poco más de 5’, corriendo con ganas. La idea es intentar llevar este ritmo el mayor tiempo posible. Y como siempre, en la media hacer control de daños y llegar al km 30 con ganas de correr.

El ambiente de este maratón me sigue pareciendo espectacular. La animación en las calles es impresionante. Desde primera hora hay mucha gente en las aceras animando y gritando nuestros nombres.

Hacia el kilómetro 10 (50:58), se me acerca otro corredor y empieza a hablar conmigo. Es Óscar, de Boimorto. Vamos al mismo ritmo, así que compartimos kilómetros durante bastante tiempo.
Todo va bien. El ritmo que llevo es muy regular, voy a 5’ el kilómetro. Incluso en el kilómetro 15, Passeig de Gràcia, en cuesta, veo que recorto algún segundo (1:15:46).

En el 15 veo a Gloria. Como siempre, es un chute de ánimo en vena. Vale que voy por el 15, que es la zona dulce del maratón, que en este momento todo parece fácil, pero me da muchísima fuerza.
Sigo a este ritmo. En el 18 llego a la Avenida Meridiana. Lo recuerdo bien del año pasado. Un trazado de ida de dos kilómetros de subida tendida y vuelta (con dos kilómetros de bajada, está claro), cruzándonos con los que ya han llegado al 20. Para que se me haga más llevadero, me dedico a observar a la gente que ya vuelve Meridiana abajo. Me cruzo con las liebres de las 3 horas y con las de las 3h15m. Me cruzo con mi compañero de equipo Carlos “Lete”. Le animo (Vengas ese CARMAAAAA). Me cruzo con Rober “Canido”, que me anima a mí.

Paso la media maratón en 1:46:30. Voy bien, me encuentro bien. Puedo seguir al mismo ritmo.
Al llegar al 26, a punto de entrar en la Diagonal, oigo detrás de mí al grupo que va con las liebres de 3:30. Decido unirme a ellos mientras pueda. Está claro que van más rápido que yo, pero es una buena compañía. Sólo tengo que apretar los dientes, seguirles el ritmo y aguantar.

Como era de esperar, llego al 30 con ganas de correr (2:31:27). Si todo sale bien (y no tiene por qué no salir), creo que voy a hacer un tiempo digno. No va a caer la marca personal (eso estaba claro desde el principio), pero lo voy a hacer bien.
Km. 30. Las liebres intentando pasarme (y yo disfrutando)

Llego al  35 (2:57:12). Ya he bajado el ritmo. Las piernas empiezan a pesarme y los del 3:30 se alejan poco a poco. Me encuentro con Rober, está parado. Se pone a correr a mi lado y me dice que iba a dejarlo, no se encuentra bien. Aguanta un kilómetro y se retira. Me da ánimos. Ojalá pudiera echarte una mano, compañero, pero voy justito.

Hago la subida al Arco de Triunfo. El sitio es muy bonito, la animación es espectacular, pero no lo disfruto, igual que el año pasado. A partir de aquí, aguantar, aguantar y aguantar.
Veo a Gloria. Pienso en la cara que llevo e intento dedicarle una sonrisa. La próxima vez que la vea será en meta.
Veo a Eva, la hermana de mi amigo Alfredo. Su marido Josep también está corriendo, y está haciendo un seguimiento impresionante (no sé si es la cuarta o la quinta vez que la veo).

Foto spoiler. Tanto Josep como yo acabamos la carrera. Y muy contentos


En el giro de Plaza de Catalunya, alguien grita mi nombre. Vale que al llevarlo escrito en el dorsal, durante toda la carrera lo estás escuchando, pero me parece un grito personalizado. Es Montse, la mujer de mi amigo Dani. Esos gritos de ánimo y la cuesta abajo que empieza me dan alas.

Km 38, plaza de la Catedral. Como siempre en este kilómetro, pienso que ya está hecho. Sólo queda llegar.
Y llego al kilómetro 40 (3:24:39). Comienzan los dos últimos kilómetros de subida. El Paral-lel se me hace duro, pero sólo hay que llegar. Pensar que sólo me quedan algo más de 10 minutos es un alivio.
Km 41. Con dolor, cansancio, sin dudas, con esperanza, con esfuerzo, con motivación, y sobre todo, con éxito.

Y la última curva, arropado por una cantidad impresionante de gente. Kilómetro 42. Estoy aquí.  195 metros de gloria y de Gloria, porque pienso en ella al llegar. No sé si me está viendo, pero doy besos al aire, para que le lleguen. Saludo, para que me vea.

Llegando a meta señalo mi dorsal, para que el locutor vea bien mi nombre. Y lo grita. “Bien, David, Muy bien, David, enhorabuena”.
Y yo también grito: ¡¡OOOOOOOOTRA MÁS!!
La llegada. Foto pirateada a marathon-photos.

He parado el crono en 3:37:00
Mi tercera mejor marca, mejorando en casi 2 minutos la del año pasado.
No está mal.
Y eso que era mi maratón número 13
¿13? Esto no puede quedar así
Habrá que pensar en el próximo
(ah, no, que no soy supersticioso)

 
Pues eso. Maratón 13
3:37:00
POST SCRIPTUM
Siempre dedico mis carreras y mis crónicas a Gloria y a mis chicos, pero esta vez quiero añadir alguien más.
Sònia, amiga, no pudiste venir a verme, pero sabes que te llevo en mi corazón. Tendré que volver a Barcelona para darte el beso que hoy te envío.

Carlota, amiga, si de alguien aprendí que nunca hay que rendirse, que hay que luchar y que hay que llevar la sonrisa hasta el final, eres tú. Aunque con esa madre, era tarea fácil.